28/5/16

Me and Earl and the Dying Girl (Un Final para Rachel) de Jesse Andrews

Inglés: E. A&U / 295 pág. / Libro único
Español: E. Nube de Tinta / 320 pág.
Greg Gaines tiene diecisiete años, un aspecto que deja mucho que desear y una coraza con la que se protege del mundo. Lo que mejor define su personalidad es una mirada autocrítica y una actitud sarcástica hacia los demás. Su único amigo es Earl Jackson, un chico bastante desabrido, malhablado y con una situación familiar difícil. Los jóvenes nihilistas comparten una pasión por los videojuegos y, sobre todo, por el cine y dedican gran parte de sus tiempo libre a hacer remakes de su películas favoritas. Todo cambia en la vida de Greg cuando su madre le obliga a visitar a Rachel, una chica con leucemia con la que el muchacho tiene un pasado común.

Es difícil hablar de uno de tus libros favoritos sin decir más de lo debido, así que me disculpo si esto cubre un mínimo de la historia.

Primero, consideremos a Me and Earl and the Dying Girl como un anti-libro. ¿Y por qué? Bueno, es porque realmente no tiene una trama específica, sino que son sólo un montón de capítulos desordenados escritos por Greg mismo. Además, como es el protagonista quien narra la historia y supuestamente se dirige al lector, este no desperdicia el momento de recordarte lo malo que es el libro y de cómo debemos tener ganas de matarnos mientras leemos o como tenemos un hongo en el cerebro. 

Otro aspecto es que el contenido en sí no tiene una reflexión profunda, de esos que tratan sobre como la vida siempre tiene un significado y que estamos destinados a cambiar el mundo y toda la cursilería esa que abunda en la literatura juvenil. El libro está lleno de temas complejos que son vistos desde la superficie, de la misma forma que un adolescente normal los vería. El autor, con sus personajes, tuvo todas las oportunidades para convertirlo en un libro lleno de problemas con mucho desarrollo en sus personajes y llenarlo de citas en las cuales pondríamos millones de post-it. Pero no, y es que usó estos temas como simples accesorios. 

Siguiendo con Greg, este es un personaje con un humor muy inmaduro, es egoísta y con una modestia excesiva. Su forma de narrar es graciosa, principalmente porque se centra en bromas, comparaciones y seamos directos, de forma bien estúpida. En ella nos habla de su familia, sus vergüenzas frente a sus amores platónicos y su increíble estrategia para sobrevivir en la secundaria. Y para ser honesta: Sí, hay veces en que libro se vuelve tedioso con su humor tan particular y con algunos comentarios repetitivos sobre lo malo que es el libro. Pero esto último es uno de los detalles que lo hace tan realista para mí. O sea, no me digas que cuando estás escribiendo un ensayo o informe o algo y crees que estás creando la bazofia misma que no pienses a cada rato lo mal que está. Con esto, admito que hubo momentos que me sentí conectada con Greg en un nivel espiritual. 

Earl, su amigo o más bien co-worker, es el mejor personaje del libro. Es bajito y malhumorado, su forma de hablar es admirable (si tienen la oportunidad de leerlo en inglés, háganlo, no se arrepentirán) y tiene una historia de vida que es bastante compleja, la cual no parece molestarle en lo más mínimo. Su amistad con el protagonista se centra en realizar películas caseras, las cuales son una asquerosidad que nadie tiene derechos de ver más que ellos. 
Como dos de nuestros personajes son cinéfilos, una peculiaridad de este libro y el detalle más bonito, es que hay muchas partes escritas como un guión de película. Es muy entretenido leer un formato así y le da su toque originalidad. 
Ah, y está Rachel, nuestra dying girl, quien ama a Hugh Jackman (ahí somos dos) y a Daniel Craig. Y que realmente no tengo mucho que decir sobre ella, ya que no la llegamos a conocer muy bien en los ojos de Greg y no quiero dar spoilers.

En fin, Me and Earl and The Dying Girl es un libro entretenido y que se lee rápidamente. Es una prueba que no todos los libros deben ser reflexivos para ser buenos, sino que simplemente tener una buena historia o un personaje un tanto diferente a lo que estamos acostumbrados. 
Y sólo para aclarar, muchos compararon este libro con Bajo la Misma Estrella, por lo siguiente: Chico. Chica. Adolescentes. Cáncer. Wow. Pero, ¿Es parecido al famosillo libro de John Green? Hell no. Es el anti-bajolamismaestrella. Créanme. Léanlo y compruébenlo. 

¡También tiene adaptación cinematográfica! Es hermosa, de verdad. Planeo reseñarla también, porque tengo mucho que decir sobre ella. Aquí está el trailer. Véanlo para motivarse porque el mismísimo autor escribió el guión. Lo cual es un poco gracioso, especialmente por esta cita del libro:

“Cuando conviertes un buen libro en una película, pasan cosas estúpidas”

Ay, bien poco sabía Greg que su adaptación terminaría siendo una película aclamada por los críticos y premiada con dos galardones en el festival de Sundance.

2 comentarios:

  1. Que linda reseña, normalmente no leo este tipo de cosas y lo que dices me llama la atención. Pero seguramente no lo lea, aunque a la película CAPAZ que le dé una oportunidad. Veremos.

    Gracias por la reseña :)

    ResponderEliminar
  2. No he leído el libro, pero amé la película y terminé llorando a mares, jaja. Tengo duda de si leerme o no el libro, le guardo mucho cariño a la peli :B

    ResponderEliminar